Mirada Atemporal

infancia

NIÑA INTERNA

Escrito por MiradaAtemporal 23-05-2016 en blancanieves. Comentarios (0)

La película de Blancanieves, ha sido sin lugar a duda el encuentro con mi niña interna. Lo ha posibilitado, pues en el proceso del video que abajo queda adjuntado, me he encontrado. He recordado la pequeña que fui, con sus miedos y sus ilusiones. Me he empañado de nostalgia, como siempre que miro a la temprana infancia.

El resultado final audiovisual puede quedar desligado de todo lo que representa; pero como proceso me ha aportado verdaderamente mucho. Identificación y conocimiento. Dar cuenta de mi recorrido vital con los ojos del ahora, mientras también trataba de empatizar con quién fui. El desarrollo ontogénico continuo de mi persona, pero mientras descubro mi evolución, caigo en la cuenta de que muchos temores de entonces he conseguido paliar. Doy testamento también, de que muchas ilusiones, entusiasmo, iniciativa, ganas… han mermado. Entiendo que ahora la confianza se pierde antes, a pesar de que la esperanza en última instancia siempre continúe.

En la película, así como en clase ( y en mis pensamiento) se presentan las dos alternativas: el bien y el mal.  Que son muchas veces compañeras enfrentadas pero dependientes mutuas. Por ejemplo, creo que solo el mal que se conoce, se puede lograr trasformar en bien. Aunque también estas dos caras ligadas, quedan representadas en las personas que somos. No siempre somos blancanieves, ni madrastras.  No somos blanco o negro. Ni siempre necesariamente somos el término medio aristotélico.

Pero si creo que muchos de nuestros procesos mentales intencionales sean puros, es decir no contaminados. Que nuestra voluntad realmente busque el  bien sin interés otro. Que su motivación sea limpia. Mas en cuantiosas ocasiones, y distintas graduaciones, esto no es así. No necesariamente somos la malvada madrastra, mas nuestras motivaciones se mueven por propósitos o direcciones alejadas del bien puro. Y esto, no quiere decir que nos convierta en “malos”.  Es una categorización no exclusiva, ni excluyente.  Entre el bien y el mal, entre nuestros actos, y nuestras intenciones: No se advierte frontera clara, dado que se trata de un flujo, de una corriente. Es decir, tanto bien como mal, siempre están presentes, toman distintos protagonismos, distintos fines, distintos caminos… Pero siempre conviene recordar la naturaleza dual de los humanos, la colaboración y la competición. El altruismo- y la agresividad.

Esto de tener presenta también al mal ( así como a la muerte), y no evitarlo; en raíza con la necesidad de blancanieves en la película de que debería advertir el mal, debería desconfiar, debería luchar… o quizá no debería hacerlo. Porque verdaderamente, cada uno hace lo que puede.  En raíza por tanto, con tantos niños pequeños, ingenuos; en raíza con quién era yo. Es por lo cual, por lo que he buscado mi identificación a partir de la actriz que protagoniza en la película a la blancanieves niña. Para representar simbólicamente y audiovisualmente mis hallazgos, he tratado de hacer una comparativa ( en la medida de ,mis posibilidades) entre ella y yo. Entre sus rasgos y los míos. Sus expresiones faciales, sus emociones y las mías.

 he aquí el video que he hecho: ( copiar enlace y poner en el navegador para visualizarlo)

https://www.dropbox.com/s/xyudufemzi49qht/NI%C3%91A%20INTERNA.mp4?dl=0



Paula Hernández García

¿Que sentís cuando pintáis? A mi me pasa esto...

Escrito por MiradaAtemporal 19-04-2016 en arte. Comentarios (0)

El pintar nos hace que nos sintamos, relajados, que nos centremos simplemente en lo que estamos haciendo en ese momento, que nada de lo que haya alrededor nos importe y muchas otras cosas que nos ayudan a olvidarnos de todo y estar en un momento de ataraxia con nosotros mismos.

Hay gente que pintando, se concentra escuchando música, con total silencio,hablando con sus compañeros pero yo lo único que necesito es ''pintar con las manos'' sí, simplemente eso.

A mi el dibujar me hace sentir viva, relajada ya sea pintando con lapices o pinceles pero sobre todo con las manos. Está sensación tan maravillosa sólo me la puede dar ni mas ni menos que la pintura, el arte...

Recuerdo, que cuando era pequeña en el colegio nos daban siempre a elegir como queríamos pintar y con que pero de lo único que me acuerdo es que siempre decía una y otra vez ''yo con las manos profe'' en esos momento de niñez no se porqué pero me relajaba el llenarme las manos de pintura, sentir el tacto de la hoja y sobre todo el poder sacar lo mejor de mi como era mi creatividad y originalidad. 

El volver a pintar con las manos, me hace volver a la infancia y me permite evadirme en los recuerdos de aquellos tiempos. 

La pintura sea de la manera que sea no tiene edad ni límite.










Publicado por: Ayla Francisco Fabrizio