El viaje

Escrito por MiradaAtemporal 15-02-2016 en Ese oasis. Comentarios (0)

Capítulo 1

Sin expectativas al parecer y con emoción a flor de piel comenzó esta clase, nervios, ganas, miedo porque no decirlo también, al fiasco al desastre…. Suena extraño tener estas sensaciones en una clase universitaria, pero así fue y rectifico ahora escribiendo,  porque todo lo que podáis leer aquí en estas palabras, no serán ni un mero reflejo de lo que fue y de lo que experimente, lo he contado anteriormente, ya no es un secreto  es una locura, mi locura.

Os voy recrear en lo que para mí fue un viaje espectacular, me gustaría que quien pudiese leer estas palabras intentase recrearse en las sensaciones que os voy a explicar para que así podáis intentar por lo menos imaginar lo que yo sentí.

Primeramente voy a decir que nunca he sido una persona cerrada de mente pero si suelo pecar de ignorante quizá para que lo entiendas mejor el que se queda al margen y no experimenta, no experimenta y valga la redundancia pero es el que se pierde las cosas, te cuento esto por una mera razón siempre he sido reacio a la meditación, mi hermana la práctica, me habla de sus ventajas y nunca la hice el caso que merecía, simplemente pensé que no era para mí, hasta el día que la experimente….

Comenzamos, con un video, recuerdo acomodarme sentado en una silla, con la espalda erguida, las piernas entrelazadas descansando los músculos unos encima de otros, y  mis manos  apoyadas en la mesa… y así en esta postura ante todo inusual  comenzó mi viaje hacia un lugar mágico yo mismo.

En el momento en que mis parpados se cerraron, inconscientemente y automáticamente me deje guiar por la voz de un extraño al que ni conozco pero el cual  me ayudo un montón, lo único que sé,  que recuerdo con certeza al 100 por cien y mira que soy indeciso pero de algo así no se pude ni si quiera dudar, así que te pido por favor que si lees esto no lo hagas, es que a un extraño paraje, oasis me transporte como si de un viaje en tren se tratase llegue al lugar más mágico, especial, bonito y pacificador del mundo llegue a mi sitio a una puesta de sol.

Visualice estas vistas tan mágicas no sé cómo explicar lo que paso a continuación, es muy difícil pero voy a intentarlo. La voz del video desapareció no escuchaba nada ni a nadie,  solo sentía la brisa del mar, la luz del sol en mis ojos y a continuación, fui consciente de que tenía la boca abierta y a medida que el sol descendía, desaparecía a la vez que la intensidad de su luz , se iba cerrando paulatinamente mi boca…cundo el sol se fue no sabía discernir si tenía la boca abierta o cerrada, pues no sentía absolutamente nada.


Lo más llamativo de todo esto es que en este paraje apareció la figura de un hombre con barba y pelo blanco que me dio la mano y fue lo más espectacular que he sentido porque sin razón alguna, me puse a llorar con los ojos cerrados, sonriendo a la vez….fue repentino y fugaz pues todo desapareció y se formaron colores magenta, morados, naranjas que recorrieron mi mente.

Manu de Haro Luengo