Mirada Atemporal

Una deriva intensa

Quería comentar mi experiencia en Sigüenza. Para comenzar me sentí nerviosa al bajar del autocar, una vez nos separamos me sentí insegura ya que no sabías quién sería tu bruja/o y sospechabas de todo el mundo. Fue una sensación de agobio incluso, mi única intención era huir de cualquier persona que fuera con un pañuelo en la cabeza, para ello me recorrí Sigüenza, que si corriendo, que si atravesando el campo, que si escondiéndome en recovecos, etc. Podría decirse que fue un poco la situación de psicópata que persigue a su víctima, o al menos así lo sentí yo. Iba con mil ojos, sin fiarme de nadie y eso me tenía en tensión constantemente. A pesar de esa tensión me sirvió para ver Sigüenza entero y recrear escenas en mi mente a medida que pasaba por distintos lugares a cerca de Blancanieves como cuando pasé por el castillo, allí había un ventanuco roto y sucio, enseguida recreé la escena del espejo, ¿y si estuviera allí detrás? ¿Quién sabe, verdad?

ventanuco roto - ¿espejo?

Básicamente fue bastante intenso. Hubo un momento que me relajé y miré hacia delante y no había nadie, decido darme la vuelta y de repente por detrás aparece mi bruja y con sus dedos debajo de sus ojos señala hacia mi mirada. No me lo esperaba para nada, me quedé un poco en shock después de lo sucedido, ¿quién me diría a mi que iba a aparecer justo en ese momento?

A lo largo del día encontré muchas Blancanieves, a la hora de la comida dio la casualidad de que nos juntamos 3 Blancanieves y 2 brujos y comentamos un poco nuestras expectativas respecto al día, se nota la diferencia de ser un papel u otro ya que el brujo el único afán que tenía era encontrar a su Blancanieves y nosotras escapar de ellos.

con un maravilloso brujo 


Blancanieves

Yo sólo vi a mi bruja una vez, pero al final de la deriva nos juntamos todos, hablé con ella y una cosa que me dijo fue: mira te tengo guardada en mi funda del móvil y la verdad que me asombró que se quisiera quedar la foto, por supuesto que yo no puse ningún impedimento, al revés.

Mi bruja!!

En cuanto al tema de la llama me quedé pensativa, como de una mini llamita puede salir una tan grande y me gustó bastante.

llama llamita

Esta deriva sí que respondió a mi pregunta, es verdad que las cosas aparecen cuando menos te las imaginas, de hecho lo de la bruja fue de lo que más me lamó la atención pero también este edificio, era un bloque de una urbanización que se llamaba "Las Margaritas" y a la derecha había un cartel que ponía azul y dije anda mira, yo llevo margaritas azules, y aunque es en plan anécdota me sirvió para reforzar lo que estuve incubando durante el viaje.

edificio margaritas


Un día asombroso, lleno de misterios y encantos.

Publicado por: Cristina Curiel López

Comentarios

No hay ningún comentario

Añadir un Comentario: